miércoles, 6 de mayo de 2009

Besar el alma


Las caricias del Amor

El alma no crece en los árboles, sin embargo, se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida.

El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen... o por quien sabe llenarla de besos.

Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, y nunca juzgar a nadie, simplemente aceptar a las personas como son...

Besar el alma es abrazarse cuando hay soledad, cuando se está triste... sin decir nada, sólo sostenerse con ese abrazo de apoyo.

Besar el alma, es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando sólo hace falta el silencio, cuando sobran las preguntas...

Besar el alma es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía.

Besar el alma, es decir un te quiero con la mirada...

Besar el alma... es fácil, y es gratuito, sólo basta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume.

Besar el alma...

¿cuántos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega y que se llama TERNURA?

Pero mientras llega ese beso,
¡besa tú el alma de los demás y pon el corazón en tu mirada!

5 comentarios:

Juan Carlos Lozano dijo...

muero esperando ese bendito beso.........
ojalá algún dia llegue, mi alma estará agradecida.

un abrazo.
juank

La Gata Coqueta dijo...

SI ENTREGAS EL ALMA A AQUEL QUE LA NECESITE TE ENRIQUECERAS CRECIENDO EN TI Y RECIBIENDO MÁS AUN DE LO QUE HAS DADO, COMPRENSIÓN, AMOR, PAZ TODO ES PURA BELLEZA.

Y AQUEL QUE NO LA SIENTA ESTARA TAN VACIO COMO UN ARBOL SIN HOJAS...

UN BRAZO TE DOY Y TE DEJO UNA SONRISA, PARA QUE LA REGALES A TODOS AQUELLOS QUE LA NECESITEN Y NO SABEN ENCONTRARLA.

JESUS y ENCARNA dijo...

ay! esa ternura que a veces emana a borbotones y a veces es tan escasa...
Petonets molt tendres
Encarna

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte y desearte una semana llena de alegría y felicidad, para ti y para todos los que te acompañan.

Un beso y un abrazo de corazón y con el corazón.

Jan Puerta dijo...

No solo es necesario besar el alma, sino sentir las caricias que recibe.
Un abrazo